actualizado: 13/12/2017
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Con el apoyo de:

EL PERRO DE MONTAÑA DE LOS PIRINEOS GARANTE DE LA BIODIVERSITAT PIRENAICA COMO PERRO DE PROTECCIÓN DE REBAÑOS

Un trabajo milenario

En el Pirineo se ha usado tradicionalmente el Perro de los Pirineos (antes también llamado perro ganadero o mastín y hoy en día

Perro de Montaña de los Pirineos) como perro de protección de rebaños ovinos y caprinos. El retorno a la cordillera pirenaica de grandes predadores como el lobo y el lince, la recuperación del oso y la aparición de los perros errantes que atacan a los rebaños, ha creado la necesidad de volver a usarlo como perro de protección de rebaños.


Como una oveja más

El instinto de protección está fijado en su genotipo, pero para que la protección del rebaño se haga sin fisuras, se le ha de someter al protocolo de la impronta. Esto quiere decir que desde muy pequeño ha de convivir permanentemente con las ovejas, minimizando su contacto humano y aplicarle un manejo muy especial. Así se crean
unos lazos afectivos muy fuertes que se convierten en una aceptación total y recíproca. Su familia son las ovejas y su instinto hace que reaccione contra cualquier amenaza potencial al rebaño.

Protegiendo su rebaño

Lo podemos encontrar dentro del rebaño, -como una oveja más- a su alrededor creando una zona de seguridad o encima de un montículo dominando la zona de pastos. Ante cualquier indicio de peligro su reacción es ladrar a la vez que se interpone entre la potencial amenaza y el rebaño. Su colosal envergadura y sus ladridos graves y sonoros son suficientes en la mayoría de los casos para disuadir a los potenciales enemigos pero, si no es así, puede llegar al enfrentamiento.

¡Atención! ¡tu eres un desconocido!

Cuidad vuestro comportamiento. Cualquier circunstancia que pueda perturbar
el ritmo del rebaño: excursionistas a pie, en bicicleta o en moto, paseantes, animales domésticos o salvajes; pone en alerta al perro de protección.

Por favor, ¡Guardad las distancias!

Si os encontráis un rebaño en la montaña, como precaución tomad las medidas siguientes:

  • Guardad las distancias.
  • Contornead ampliamente el rebaño.
  • Si os acompaña un perro, atadlo.
  • Si se os acerca un perro de protección tened cuidado con los comportamientos anodinos: si vais en bicicleta, bajad; no le deis comida; no intentéis acariciarlo; no lo fotografiéis; no levantéis los brazos ni hagáis ningún gesto brusco y por descontado no lo amenacéis porque el perro de protección podría interpretarlo como una agresión.
  • Si a pesar de ello os impresiona su presencia, adoptad un comportamiento calmado y pasivo sin dar muestras de intranquilidad, dad media vuelta lentamente apartándoos de él. Puede ser que os olfatee y os acompañe un trecho y después volverá al rebaño.





 
© 2005-2016 Instituto Pirenaico del Perro Montaña de los Pirineos
telf: +34 - 629 61 33 99
info@institutpirinenc.org